Importancia del mantenimiento en instalaciones eléctricas

Realizar periódicamente el mantenimiento de las instalaciones eléctricas salva vidas, mejora el rendimiento de los equipos, ahorra considerables sumas de dinero y disminuye el consumo de energía. Sin embargo, su puesta en práctica no es tan habitual como se esperaría y los accidentes consecuentes de su omisión siguen en aumento.

De acuerdo con estudios, a escala mundial, más de 20 por ciento de los incendios registrados, ya sean dentro de viviendas u otro tipo de instalaciones, se deben a la falta de mantenimiento o reparaciones inadecuadas dentro del sistema eléctrico.

Frecuencia de incendios discriminada por equipos eléctricos

  • Interruptores  62%
  • Transformadores 49%
  • Equipos eléctricos varios 45%
  • Distribución eléctrica (cables, barras) 29%
  • Motores eléctricos 15%
  • Computadoras 11%

Fuente: FM Global Insurance Company

Dentro del sistema, algunas de las partes que se inspeccionan rigurosamente son las subestaciones, las acometidas de media tensión, la red de tierras, el cableado, los circuitos de fuerza, las protecciones térmicas en tableros, los equipos, las canalizaciones, la soportería y los accesorios.

Plan y tipos de mantenimiento
El manteamiento integra un plan de acción integral, en donde acciones primarias y secundarias se combinan para alcanzar mejores resultados. En él se pueden medir los valores de algún equipo, reemplazar alguna pieza o evaluar las instalaciones. También es posible asesorar en la compra de nuevos elementos, realizar historiales de mediciones e inventarios de repuestos y suministros.

El mantenimiento puede ser predictivo, programado, preventivo, correctivo o rutinario. Los más utilizados son los preventivos, aquéllos que ya están programados, y los predictivos; en éstos no es necesario cortar el servicio y sirven para mejorar la operatividad de los equipos.

Los profesionales resaltan que esas acciones son efectivas siempre y cuando se realice por mano de obra capacitada, se cuente con recursos y se siga un estricto apego a las normas.

Tipos de mantenimiento

Mantenimiento rutinario: Se realiza diariamente y consiste en una seria de tareas elementales, como la toma de datos, inspecciones visuales, limpieza, lubricación, entre otras.

Mantenimiento correctivo: está orientado hacia la consecución de cero accidentes, cero fallas y cero defectos. El objetivo es alcanzar la calidad total y la mejora continua.

Mantenimiento programado: en él se establecen las tareas de arreglo, reparación y sustitución.

Mantenimiento preventivo: determina los elementos que serán motivo de inspección. Se evitan fallas a futuro y se ahorra dinero.

Mantenimiento predictivo: se anticipa la falla por medio de un seguimiento para predecir el comportamiento de una o más variables de un equipo. Se basa en un proceso de mediciones.

Técnicas
Las técnicas de mantenimiento eléctrico deben realizarse con la finalidad de prolongar la vida útil del sistema y evitar gastos económicos, de ahí la importancia de llevar un registro de parámetros de operación.

El mantenimiento en instalaciones eléctricas, y en la mayoría de otro tipo de instalaciones, se reduce en seis palabras: mantener, reparar, revisar, modificar, instalar y remover equipos e instalaciones. De acuerdo con los expertos, para lograr tales objetivos es indispensable:

  • Realizar una inspección metódica de toda la instalación eléctrica del complejo para detectar oportunamente alguna anomalía que se esté generando
  • Mantener el cableado y los equipos en óptimo estado para evitar tiempos de paro que pueden repercutir en costos
  • Cuando se presente alguna emergencia, se debe  atender a la brevedad
  • Crear un plan de mantenimiento y clasificar equipos y cableado conforme a su importancia para definir el mantenimiento que requerirán

Inspecciones
Éstas deben incluir inspección visual y mediciones diversas, como:

Medición de puesta a tierra. Es indispensable para asegurar su óptimo desempeño y la protección de personas y máquinas.

Medición de resistencia. Así, se tendrá certeza de que los conductores eléctricos están aislados y en buen estado.

Medición de continuidad eléctrica. De esta amanera, cada conductor llega al destino para el cual fue proyectado.

Medición de tensión, corriente y potencia. Se realiza con la finalidad de verificar la línea de alimentación, el consumo de los circuitos, así como el correcto dimensionamiento y el cálculo de tableros eléctricos.

Medición de temperatura de tableros. Ésta se lleva a cabo con termómetros digitales de precisión para percatarse de que su dimensionamiento térmico funciona correctamente.

Iniciar un programa
Al momento de realizar un plan de mantenimiento, se debe tener presente la necesidad de utilizar recursos humanos, administrativos y productos para lograr mejores resultados.

Planeación. En esta parte del proceso se tienen que ordenar datos y hacer manuales de mantenimiento.

Herramientas. El manejo de los repuestos está relacionado con el adecuado conocimiento de proveedores, tiempos de entrega y costos. De  esta manera se pueden determinar los artículos que se usarán durante el mantenimiento preventivo.

Capacitación. La persona encargada de proveer mantenimiento al equipo debe tener los suficientes conocimientos

En el programa, se deben contemplar los siguientes puntos:

  • En caso de tener que sustituir un artefacto ¿con qué productos eléctricos se cuenta?
  • Cambio de artefactos eléctricos de acuerdo con el programa de renovación
  • Evaluación del consumo eléctrico y artefactos dañados
  • Programación para cambio de productos eléctricos

Fuente: Constructor eléctrico, México.

Último Curso

Deja un comentario